¿Por qué los gimnasios deben ser considerados servicios esenciales?

By Siena Tillett

Published 10 diciembre 2020

Durante la cuarentena, pudimos comprobar que el deporte es básico no solo para la salud física sino también para nuestra salud mental. Por eso y por sus numerosos beneficios nos preguntamos si se podría considerar como un servicio esencial.

Debido a las nuevas costumbres de los ciudadanos creadas por la crisis del Coronavirus, la imagen de los gimnasios y estudios de fitness han sufrido. Muchos negocios han tenido que cerrar, otros ven cada vez más difícil la recuperación. La situación en España no mejora y necesitamos empezar a ver soluciones.

Sabemos que hay varias zonas en España en las que los gimnasios y estudios de fitness se mantienen cerrados. Por otro lado, los datos del Ministerio de Sanidad son claros, la actividad deportiva supone solo un 0,28% de los brotes de COVID-19.

Gerard Esteva, presidente de la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (UFEC) comenta que las previsiones apuntan a una desaparición de más de un 50% de clubes deportivos. No solo eso, según un estudio creado por la Asociación del Deporte Español, el Observatorio Fundación España Activa y el  CSD sobre el Impacto del Covid-19 en el ecosistema del deporte español, indica que se ha perdido en torno a un 40% del negocio, afectando un 52,5% a los ingresos de los clubes. Además de la pérdida de puestos de trabajo directos afectando a un 70% de los trabajadores del sector.

Buscan poder abrir sus gimnasios con menos restricciones, si se puede asegurar la seguridad de los usuarios en las instalaciones, ¿por qué mantener cerrados unos servicios tan beneficiosos para la población?

Nuestra salud cuenta con la reapertura de los gimnasios

Los estudios fitness y los gimnasios ayudan a la población a llevar un estilo de vida saludable. La actividad física tiene miles de beneficios más allá de aumentar la musculatura y mantener los huesos fuertes.

Como todos sabemos, el ejercicio previene y controla las enfermedades crónicas como la diabetes de tipo 2, las enfermedades cardíacas y la hipertensión arterial, entre otras, sin mencionar el papel que desempeña en la lucha contra la obesidad.

Y aunque estos beneficios no son nada nuevo, tienen una mayor importancia ahora que nos damos cuenta de que las personas con enfermedades crónicas. Estas corren un riesgo mucho mayor de sufrir complicaciones, hospitalizaciones e incluso la muerte a causa de COVID-19.

El deporte es básico para nuestra salud. Actualmente hay bastantes peticiones para que la actividad física se considere como servicio esencial. Como en Cantabria y Cataluña. Los datos del Ministerio de Sanidad nos muestran que en las últimas semanas sólo se han producido 59 casos de contagios. Por ello, la UFEC ha iniciado una recogida de firmas para que se considere el deporte como esencial.

En el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno, que habla sobre la recuperación tras la pandemia, se denomina al deporte como actividad de fomento para la salud. Incluso el Congreso de Diputados denomina el deporte como Actividad de Interés General, tras varias peticiones de asociaciones deportivas.

Los gimnasios no tienen la culpa de las infecciones.

De hecho, los gimnasios y centros de fitness varían mucho en cuanto a las instalaciones que ofrecen, con diferente cantidad de equipos de ventilación, o los diferentes espacios disponibles que permiten un distanciamiento social.

Cuando se habla de cierres y clausuras, es imposible plantear el caso de que todos los gimnasios deban ser forzados a cerrar. Cuentan con diferencias de tamaño que hacen injusto decir que en general, los gimnasios son una peligrosa fuente de potenciales infecciones.

Los gimnasios proporcionan un servicio esencial al público. Mientras tomen todas las precauciones necesarias, los protocolos de seguridad e higienización, y se adhieran a estrictas pautas de limpieza para reducir el riesgo de propagación de COVID-19, deben poder permanecer abiertos.

Deberíamos animar a la población a hacer deporte, en vez de restringir el uso de instalaciones deportivas. Muchos gimnasios y estudios de fitness han intentado ofrecer diferentes servicios para mantener a sus clientes en forma. Se centran en entrenamientos al aire libre o en casa, pero, ¿sustituye esto realmente la atmósfera que se crea en un gimnasio?¿Es suficiente?

La industria del fitness en su conjunto se centra en mejorar la salud pública, no en ponerla en peligro.

No sólo es esencial, sino crucial

Ya hemos hablado sobre la importancia que tienen gimnasios y estudios de fitness para la salud física en general, pero aún no hemos hablado de la salud mental.

Cuando se trata de la salud mental y emocional, hay abundantes investigaciones que muestran cuán importante es el ejercicio y la actividad física para controlar la depresión, la ansiedad e incluso el declive cognitivo.

Y, al igual que con los beneficios físicos, estos efectos secundarios de la actividad física siempre son importantes, pero quizás aún más en la era de COVID-19, cuando tantos han sido forzados a quedarse en casa y aislarse de sus amigos y familiares.

El estrés, la ansiedad, el miedo y la soledad relacionados con las pandemias han sido un gran drenaje para la salud mental en todo el mundo. Según un estudio realizado por el Centro de Investigación Biomédica de Red de Salud Mental, del Instituto de Salud Carlos III, el 65 % de los españoles tenía síntomas de ansiedad o cuadros depresivos, la mayoría leves, por las restricciones.

No somos conscientes de lo importante que es poder ir al gimnasio. Necesitamos mantenernos activos y continuar con esas rutinas que alivian el estrés y esa interacción con los demás.

La actividad física es más esencial ahora que nunca, y los expertos están de acuerdo. El COVID-19 ha expuesto lo poco saludable que se han vuelto nuestros hábitos y cómo empeoran las enfermedades crónicas, debidas en gran parte a la inactividad. Los gimnasios y estudios de fitness juegan un papel esencial en la promoción del bienestar físico, mental y emocional.

Con los protocolos de seguridad y saneamiento adecuados, creemos que los gimnasios deben ser considerados como parte de la solución a esta pandemia, así como para la salud y el bienestar de las generaciones futuras.

Y la gran pregunta es: ¿Se deberían considerar los gimnasios y estudios fitness como servicios esenciales?

Siena Tillett

Recibe las últimas novedades para impulsar tu negocio

Recibe los últimos consejos y trucos en tu bandeja de entrada

  • Al enviar este formulario aceptas nuestra política de privacidad
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.